De horas muertas

26 de junio y abismo
 
Voy en camino rompiendo las gotas del verano
cada paso me duele hasta el alma, mas allá hasta el infinito
mas allá aún donde el dolor es nada, es polvo y recuerdo
mas allá donde las calles han envejecido depronto
y los árboles se derrumban a mi lado.
 
Voy cayendo lentamente en el abismo,
cayendo y cerrando los ojos a la vida, guardando las alas, durmiendo
no hay nada a donde asirse, no busco, no intento,
no espero, solo caigo, me hundo, desaparezco.
 
Es así como se que me entro la muerte
con discreción, con malicia, con firmeza
venía en el aire que respiro, en el horizonte, en el pasado y en el futuro,
en los días que no son,
en la historia que no se ha vivido,
es así que entonces se adueño de mi, de mi sonrisa,
de mi silencio…
 
Es así que la lluvia se llevo gota a gota
entre verano y tormenta, entre ramas y lunas
por las aceras, por las alcantarillas
por los cristales, entre nubes
se llevo las letras de tu nombre
que se desgasto tantas veces de querer decirlo y no lo dije
se llevo el perfume por tu calle
se llevo la noche azul.
 
Vengo caminando, casi flotando
tragando el nudo en la garganta,
buscando nada, voy cayendo, voy oliendo
estas manos frías, estos huecos, esta voz temible
esta muerte,
vemgo caminando, buscando
la lluvia que se llevo la noche
que lavo todo rastro
toda esoeranza.
 
Vengo y regreso a repetir la escena
a llorar en silencio,a morirme
a mirar las hojas, a mirar los relojes
a perderme, a silbar una canción
a querer en el tiempo encontrar tus ojos.
 
Es así como se que llego la muerte
tan segura, tan omnipotente, tan altiva;
llego con el viento que dejo tu espalda
traspasando la reja, dejando mudos
los labios y las lisuras
las bocas y las lenguas,
es así que me carcome, que me arrastra,
que me sucumbe,
es así que me deja vivir.
 
Es así que las ciento noventa y dos mil horas
han dejado su estela de quebrabto,
las huellas de mil máscaras,
los sorbos de otros tantos vinos,
como venenos, como notas tristes,
como un desgarrador bálsamo.
 
Es así que tu pelo cae con cada día que fallece,
¿te veré?
y en lápidas del tiempo estare descansando
y si es así ¿recordaras mi nombre?
26 de junio y absimo.
 
junio 26, 2007 
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s